Siguenos en:

Logotipo Academia Mexicana de Medicina del Dormir A.C.

Logotipo de la Academia

Logotipo Academia Mexicana de Medicina del Dormir A.C.

MANUSCRITO AZTECA DE 1552, según traducción latina de JUAN BADIANO. FONDO DE CULTURA ECONOMICA E INSTITUTO MEXICANO DEL SEGURO SOCIAL. MEXICO 1991, reimpresión 1996 ISBN 968-16-3607-4

+ Elaboración gráfica realizada por la Lic. Diana Beatriz Campos Puebla.

Para la imagen que nos distingue en la Academia hemos querido unir dos aspectos sustanciales, por un lado, el registro electroencefalográfico de los elementos más representativos del dormir, el Complejo K y los husos de sueño que fueron delineados en un fondo blanco que representa el día. Y otro elemento, representa la riqueza histórica de la medicina prehispánica que se encuentra en la obra “LIBELLUS DE MEDICINALIBUS INDORUM HERBIS” (Opúsculo acerca de las hierbas medicinales de los Indios) de 1552*, escrita en latín por Juan Badiano sobre los conocimientos de la herbolaria autóctona que fueron vertidos por el médico azteca Martín de la Cruz, legado conocido como el Códice de la Cruz Badiano. Así pues, en el centro de nuestro logotipo, la imagen de la hierba tlazolpahtli, en la parte inferior las hojas de las hierbas huihuitzyo y cochizxihuitl.

Es asombroso que para el siglo XVI se tuviera una receta para los principales síntomas relacionados al dormir, una idea clara de lo que representaba para la salud de los aztecas el insomnio y la somnolencia, los cuales se encuentran descritos en el capítulo segundo que a continuación se cita textualmente:

Pérdida o interrupción del sueño

Cuando el sueño se interrumpe lo atraen y lo concilian la hierba tlazolpahtli, que nace junto a los hormigueros, y la cochizxihuitl, con hiel de golondrina, bien molido y untado en la frente. Además deberá untarse todo el cuerpo con el jugo exprimido de las hojas de la hierbecita llamada huihuitzyo cochizxihuitl.

Contra la somnolencia

Podrás evitar la somnolencia echando algunos de tus cabellos al fuego y aspirando su humo y haciendo que alguno te lo haga entrar a las orejas. Y no te contentarás con eso, sino que en una vasija de barro, por ejemplo, una olla que sea nueva, cocerás una liebre, habiéndole quitado las entrañas, sin agua, como si fueran carbones. Cuando ya se hayan quemado, beberás un poquito de esas cenizas disueltas en agua. La idea de la iconografía prehispánica en nuestro logotipo+ no es otra que preservar para nosotros la cosmovisión que tuvo la cultura que nos antecedió y que fue plasmada en el primer libro de farmacopea de América.